Los cueros salvajes son más cómodos de usar que el cuero bovino, e incluso son más hermosos:

El cuero de búfalo tiene un grano muy fácil de advertir ya que las fibras son más gruesas y espaciadas más abiertamente. El cuero de búfalo difiere del cuero de vaca en su grosor y flexibilidad, proveyendo una bota excepcionalmente cómoda. También absorbe y suelta humedad, haciendo que sea cómoda tanto durante el calor del verano como el frío del invierno. El cuero de búfalo es increíblemente durable siempre que sea bien cuidado.

El cuero de búfalo tomará tu pisada (conforme a la forma del pie) pero no se estirará, y se volverá más elástico con el paso del tiempo siempre que sea pulido regularmente.

Las pieles varían según el búfalo dependiendo del momento en que se extrajo la piel, la edad, el sexo y la madurez del animal. Las cicatrices y marcas son intrínsecas y algo para premiar.

El cuero de kudú es un cuero más liviano y suave, y tiene muchas más cicatrices ya que el kudú pasta entre los árboles con espinas en la sabana arbolada. No nos esforzamos ni un poco en disfrazar estas marcas y cicatrices naturales que le dan al cuero su carácter y que no deberían ser vistas como fallas. Este cuero es maravillosamente fuerte y durable, aunque su suavidad hace un calzado con comodidad de pantufla. Su bronceado casi de anilina le da al cuero de kudú un suave toque sedoso y un aspecto muy elegante. El kudú es reversible y usamos tanto el cuero como la gamuza de rica textura, a menudo combinados.

El impala tiene todas las mismas propiedades que el cuero de kudú. Usamos cuero de impala adecuado para revestimientos, collares y lenguas para nuestro calzado, y para nuestras mochilas.

El cuero de avestruz es uno de los cueros más durables porque mientras que las fibras de la mayoría de los cueros yacen paralelas entre sí, las fibras de la avestruz se forman en un patrón entrecruzado azaroso, y en consecuencia haciéndolo más fuerte. La avestruz es muy fina y muy plegable, suave al tacto, naturalmente aceitosa y resistente al secado, rotura y firmeza. El cuero de avestruz es exótico y conocido por su original patrón de plumas, conformado por los folículos de pluma vacíos que se hinchan cerrados, dejando un bulto alto y redondo. Es un cuero costoso y exclusivamente lujoso, y su apariencia y cualidades únicas le dan una apariencia eterna.

El cuero de hipopótamo tiene una apariencia estriada absolutamente hermosa y es muy suave y aterciopelado al tacto. Es extremadamente flexible y durable así como también muy fuerte y cómodo. El cuero de hipopótamo siempre porta cicatrices de las tremendas batallas empleadas durante su vida y estas son maravillosas características del cuero acabado. Enviamos nuestras botas de hipopótamo con el acabado natural de “gamuza”. Puedes elegir mantener ese aspecto de gamuza, o pulir el cuero, y en ese caso se volverá liso.

Todos los cueros de Courteney son teñidos, nunca pasados por spray ni pintados.

El hecho de que nuestros productos estén hechos de cueros salvajes no significa que puedan ser cuidados de manera diferente a cualquier otro producto de cuero. La piel salvaje sigue siendo cuero. Puede soportar una gran cantidad de abuso y mojado pero siempre y cuando sea cuidado, y cuidado apropiada y regularmente, durará mucho tiempo. (ver información del producto)

Nota sobre conservación:

Nuestros lujosos cueros de piel salvaje están todos aprobados/certificados por CITES, son de fuentes renovables y son elegidos a mano por su calidad. Cada animal individual tuvo una vida natural. Los espacios salvajes sólo tienen permitido existir si son usados provechosamente. En consecuencia, el cuero salvaje de animales sin enjaular hace más para preservar el ambiente natural que la crianza de ganado.